Crítica de “El poder del dinero”: El dinero no lo es todo.

De Paranoia (incomprensiblemente traducida como El poder del dinero en España) se pueden decir muchas cosas. Lamentablemente, pocas buenas. Se estrenó en USA allá por el mes de agosto de 2013, y su fría acogida ha demorado en exceso su llegada al mercado español.

El filme está dirigido por Robert Luketic y está basado en una novela homónima escrita por Joseph Finder. Trata sobre la guerra tecnológica entre grandes compañías del sector. En este caso, los líderes de esas compañías, están interpretados por Gary Oldman y Harrison Ford (casi nada). Adam (Liam Hemsworth) se ve implicado en diferentes acciones dentro de esta guerra que le traerán algún que otro quebradero de cabeza.

002-el-poder-del-dinero-espana_4904_1

Puede parecer una temática interesante, sobre todo si está bien contada. Esto no ocurre con la película que tenemos entre manos. Sus “intentos” de giros argumentales se quedan en nada, y no dejan a la historia desenvolverse con naturalidad hasta el final, que por otra parte, es totalmente previsible. En términos técnicos, hay poco que decir. Una puesta en escena que cumple  pero no destaca, y que tampoco ha tenido que asumir riesgos, ya que las escenas de acción brillan por su ausencia.

Las interpretaciones podrían haber sido lo que salvara la infamia que supone el resto  de sectores de la producción. El problema es que Liam Hemsworth no puede sostener todavía (y quién sabe si podrá algún día), el peso de ser protagonista de una producción de este calibre. El pequeño (y menos talentoso) de los Hemsworth, intenta adecuarse al papel con un abanico de jetas que pueden valer para ser coprotagonista en una película de Miley Cyrus, pero en cuanto se mide cara a cara con Oldman o Ford, todo el chiringuito se viene abajo.

Pero quizá sea simplemente un problema de casting. Estamos hablando de ingenieros informáticos, que, en mi pueblo por lo menos, tienen más perfil de Jesse Eisenberg o Shia LaBeouf, que de un maromo de metro noventa, cuerpo duro, ojos azules y pelo rubio. Será cosa de marketing.

Y el público se preguntará… ¿cómo puede ser tan mala? No lo sé. Solo se convierte en un producto interesante en las secuencias en las que aparecen juntos Oldman y Ford, y es que al final, el que vale, vale. De lo que estos señores no saben, es de elegir los fregados en los que se meten, sobre todo en el caso del segundo, que ha decidido convertir esta aventura en el mayor fracaso de su carrera.

En resumen, si queréis un motivo para ver la película y sois hombres hetero o mujeres lesbianas, hacedlo por Amber Heard. Si sois fans de Ford, mejor invertid el tiempo en ver 42, un reciente film suyo editado directamente en DVD en nuestro país (¡qué país) y que es tres veces mejor que Paranoia. Y si sois fans de Liam Hemsworth… no me queda más que enviaros mis condolencias.

 

estrellas nota blog_2

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s